Entre Jelena Budimir (13), Chantel Charles (12) y Arantxa Mallou (8), capturaron los mismos rebotes que todo el Universidad de Oviedo (33). El dominio bajo tableros fue la clave de una victoria del Arxil más complicada de lo esperado. 49 rebotes en total (16 más que las asturianas) sentenciaron un partido que no se decidió hasta el último cuarto, cuando las pontevedresas se inspiraron en ataque a la vez que ajustaban una defensa hasta entonces irregular.

Llegaba el colista al CGTD. Las ovetenses no conocen la victoria todavía en la presente liga, pero sorprendieron de inicio anotandose los primeros diez minutos de juego con un inesperado 17-19. Al Arxil le costaba defender, cometiendo numerosas pérdidas que le penalizaban.

Las chicas de Mayte Méndez corregían en el segundo cuarto, que dominaron por 19-12, para irse al descanso con un corto 36-31.

Pero a la vuelta de vestuarios regresaron los errores que permitieron a las asturianas llevarse el parcial por un mínimo 16-17, que les daba esperanzas (52-48). Hasta allí llegó la sorpresa. Arxil se puso serio y encontró en Cristina Díaz Pache su mejor arma ofensiva (18 puntos y 22 de valoración con un 70% de efectividad en tiros de campo), para escaparse con firmeza, anotarse el parcial por un claro 24-13 y terminar ganando (76-61).