El último choque de la fase regular de la liga será este sábado, a las 19 horas, en Pontevedra ante el Universidad de Oviedo

El panorama de la liga se ha aclarado, enormemente, para el Arxil. En la previa del pasado fin de semana, las jugadoras de Mayte Méndez tenían el difícil reto de sumar dos victorias en las dos últimas jornadas y esperar un fallo de Cortegada o León. Es cierto que, a priori, el mejor calendario era el de las verdes, pero ante el triple empate existente, las pontevedresas salían perdedoras y necesitaban que se cayese un rival de la terna. Y así fue. El León tenía que recibir al Bizkaia, el líder, y las vascas no fallaron. Los triunfos de Arxil y Portomar Cortegada dejan -empatados a 15 victorias y 6 derrotas-, a falta de una última y decisiva cita liguera, todo dispuesto para que el conjunto lerezano juegue el pase a la Liga Femenina, tras un año histórico.

Las verdes despedirán la fase regular en casa, ante el Universidad de Oviedo, el próximo sábado a las 19 horas (horario unificado de toda la liga). Las ovetenses, que coquetean con el descenso, podrían salvarse incluso perdiendo, ya que el Universidad de Valladolid, su gran rival, se mide al León, que sigue confiando en una carambola sobre la bocina.

Con el factor cancha a favor y tras salvar el complicado escollo de la pasada jornada, las arxilistas parten como grandes favoritas para entrar en el bombo del sorteo del play-off junto a Bizkaia, Ensino de Lugo y Portomar Cortegada, de Vilagarcía.

La recompensa de disputar la fase de ascenso después de que hayan estado instaladas durante la práctica totalidad de la competición regular en estos puestos de cabeza puede celebrarse esta misma semana en el pabellón del Centro Galego de Tecnificación Deportiva de Pontevedra.

3