La americana del Arxil, de 23 años, acepta el reto en su universidad

 

1

Lewis, con la camiseta arxilista, durante la fase de ascenso en Lugo, su última participación en España

Fallon Nicole Lewis cuelga las zapatillas. La flamante jugadora americana del Club Baloncesto Arxil ha decidido poner punto y final a su prometedora carrera deportiva a los 23 años y cambia la pista por los banquillos. En los últimos días ha fraguado su incorporación al staff técnico de la Universidad de Wyoming, donde ya militó como jugadora. De cara al próximo curso debutará como técnico asistente.

La ala-pívot deja tras de sí un gran sabor de boca en el seno del vestuario y de la grada arxilista por su carácter dentro y fuera de la cancha, tras haberse amoldado a la perfección a la vida en Pontevedra y a la filosofía de un club como el verde.

Fallon confirmaba en las últimas horas que no regresará a orillas del Lérez, a pesar de que en la entidad albergaban esperanzas de volver a edificar el próximo proyecto deportivo sobre sus hombros, después de que su contribución proyectase al equipo de Mayte Méndez hasta los play-offs de ascenso, donde rozaron el milagro de subir a la élite.

Sin embargo, Lewis ha optado finalmente por quedarse en su Wyoming natal y en la franquicia que le ha visto crecer. No habrá por tanto reaparición en el pabellón del Centro Galego de Tecnificación Deportiva de una jugadora talentosa, trabajadora y de equipo como la norteamericana.

Ahora dirigirá a las nuevas generaciones de las Wyoming Cowgirl Basketball, lo que le permitirá dar un giro a su carrera profesional, dejando, de momento, la aventura europea que le hizo recalar en el sexto mejor equipo de la segunda liga en importancia de España.

Un hueco difícil de llenar
Fallon Lewis era mucho más que una buena jugadora. El día en el que el Arxil lograba su clasificación para la disputa de la fase de ascenso a Liga Femenina, en el último envite de la fase regular de la competición, todo el vestuario festejó sobre la pista con champán esa consecución y el cumpleaños de su estrella extranjera -que compartió focos y protagonismo con Diarrá-.

En su única participación en España, la estadounidense disputó 645 minutos sobre la pista en 24 partidos, firmó 285 puntos, 157 rebotes, 28 asistencias y una valoración media de 13 puntos por encuentro.

Con ella se va un pilar fundamental del juego verde. Una jugadora que marcó diferencias a pesar de su corta edad y que parecía más veterana de lo que dice su ficha.

Ahora, la secretaría técnica del conjunto pontevedrés tendrá que echar mano del plan B en el que estaba trabajando. Hace semanas, tal y como publicó La Voz de Galicia, en el seno del conjunto lerezano se trabajaba en la continuidad del grupo de jugadoras nacionales con dos posibles escenarios: que renovasen Lewis y Diarrá o que ninguna de ellas lo hiciese. De momento, a falta de lo que ocurra con la internacional senegalesa, toca peinar el mercado de fichajes.

FUENTE: LA VOZ DE GALICIA