María Lago y Gregorio Adón lideran a sus equipos en su paseo triunfal por sus ligas

B

«Nuestro objetivo es la fase de ascenso». Con la voracidad de quién no se conforma con ser el jugador más destacado de su equipo en los últimos partidos, se presentan María Lago y Gregorio Adón, los faros que guían al Arxil y al Peixe Galego a sumar cuatro y cinco victorias consecutivas. Y no les basta. «Este fin de semana, seis», adelanta el alero dominicano afincado en Marín.

Más cauta se muestra Lago, que este fin de semana visita con su equipo la cancha del segundo clasificado en Canarias. «Tienen una pista muy cerrada, casi como una caja», advierte la escolta verde antes de reconocer la mejoría de su equipo tras un inicio de liga dubitativo. Huye la jugadora de los elogios que recibió esta semana después de que la liga la nombrase mejor jugadora de su equipo en el derbi contra el Celta. «Tengo hecho partidos mejores», matiza con humildad.

Confiado en las posibilidades de su equipo se pronuncia Adón, «es la primera vez que sumamos cinco victorias, nos podremos mantener arriba al final», asegura el alero que ve al Peixe capaz de ganar la liga y conseguir el ascenso directo.

Goyo, como le llaman en el vestuario, se encuentra en su mejor momento tras un comienzo de campaña discreto. «Ya cogí el ritmo», sostiene el alero del quinteto ideal de la última jornada que masacró a triples al Coviran.

Ambos jugadores se desean suerte en el segundo tramo de la temporada para conseguir el objetivo y coinciden al situar la clave en el «trabajo defensivo».

Adón llegó a Marín con 16 años desde el Caribe en busca de cumplir su sueño baloncestístico. Mientras que Lago recaló en el Arxil con 19, para compaginar estudios y deporte.

FUENTE: LA VOZ DE GALICIA