El Arxil vuelve a confiar en su capitana María Lago para dirigir al equipo desde la cancha un año más, y van once. Después de llegar a un acuerdo con la directiva, la jugadora de Porriño renueva por un año más con la entidad verde.

Tras la última temporada se ha convertido en una de las jugadoras más decisivas bajo las órdenes de Maite Méndez. Firmó 190 puntos, 82 rebotes, 51 asistencias y 57 robos de balón en la última temporada pasada, que le han valido para alcanzar una valoración 220 en 19 partidos. Solo una rotura fibrilar le apartó del tramo final de la liga, una baja que resultó decisiva en el comportamiento del equipo.

De media por partido anota 10 puntos; 4,3 rebotes, 2,7 asistencias y 3 robos con una valoración de 11,6.

«Hace 11 años que llegué a Pontevedra para estudiar y desde el primer día hicieron todo lo posible para que me sintiera como en casa», comenta Lago, que lleva cuatro años como capitana del equipo. «La temporada pasada fue muy dura para el Arxil y no llegamos a cumplir el objetivo deseado», reconoce convencida de que este año la situación mejorará.