El Arxil finalizó la temporada de la mejor forma posible. Con una victoria y en casa. Después de nueve triunfos logrados a lo largo de 25 jornadas, las de Mayte Méndez recibieron en el CGTD al CBF Cerdanyola, colista de Liga Femenina 2, con la clara intención de sumar una más, la más dulce de todas y ante su afición. Las catalanas, sin embargo, no pueden decir lo mismo, ya que, después del partido de este sábado en Pontevedra, deben asimilar el desafortunado descenso.

Las locales no sólo comenzaron bien, sino que se mantuvieron superiores durante todo el partido. Apoyadas, una vez más, en Gala Mestres, que anotó 23 de los 64 puntos, lograron finalizar el primer cuarto con una ventaja de 14 (24-10). Durante los diez minutos siguientes se mantuvo la misma dinámica. Un Arxil motivado por las ovaciones de la grada al que le salía todo, frente a un Cerdanyola que cometía errores y no terminaba de tener la suerte de su lado. Finalmente, las de Méndez marcharon al descanso con un muy esperanzador 35-17.

Con la reanudación, volvió también a la pista un cuadro visitante bastante más centrado. En un periodo de cinco minutos consiguió realizar un parcial de 4-8, que le ayudaba a ir, poco a poco, recortando distancias. Pero las anfitrionas no cesaron su pelea por la victoria y respondieron. Así, el último cuarto comenzaba con un 51-36 en el electrónico.

Muy distinto fueron los diez minutos definitivos. El Arxil empezaba a cometer errores que podrían costarle un buen resultado y las visitantes casi consiguen darle la vuelta al partido. Éstas lograron hacer un parcial de 13-20, que, aunque las favoreció y les permitió soñar durante unos momentos, no fue suficiente para superar a las pontevedresas en su pista (64-56).

De esta forma, las arxilistas despiden un año más con buenas noticias y con un muy buen sabor de boca.

Consulta las estadísticas del Arxil-CBF Cerdanyola.

FUENTE Y FOTO: PONTEVEDRAVIVA.COM