Las verdes encadenan cuatro triunfos gracias a su acierto en finales ajustados

El cambio de año ha sentado bien al Arxil. Desde que se inició el 2017, el equipo verde solo cayó en la primera jornada disputada en enero y, tras esta derrota, ha enlazado cuatro triunfos, el último por 62-58 ante el Ponce Valladolid, que le han aupado a la cuarta plaza, regresando a puestos que dan derecho a jugar la fase de ascenso a la Liga Femenina de baloncesto diez jornadas después.

Con esta racha, el ánimo de la plantilla, como no podía ser de otro modo, está por las nubes. Aunque, como reconoce una de las protagonistas de la última victoria ante el Ponce Valladolid como Carla Fernández, sin perder la perspectiva. «Estamos en puestos que hace un mes ni nos imaginábamos. Entonces no sabíamos si tendríamos que mirar hacia arriba o hacia abajo», admite la base viguesa.

A la hora de explicar cuál está siendo la clave de la mejoría, Carla no tiene dudas. «Ha cambiado la actitud. Desde que llegó Arantxa (Mallou) nos ha transmitido energía o algo», bromea. Aunque, a la vista de que desde que llegó la compostelana el equipo cuentas sus partidos por victorias, sí parece que su aportación está siendo decisiva. «Ya nos conocía a la mayoría, se ha adaptado muy bien y parece que lleva toda la vida aquí con nosotras», añade Carla respecto a Arantxa. Y tampoco elude, humildemente, reconocer que «quizá también ha cambiado en parte la suerte, porque estamos llegando a los minutos finales con resultados muy ajustados y estamos sabiendo resolverlos».

Ahora, con la ilusión renovada por los últimos resultados, la base viguesa admite que el objetivo en lo que queda de curso será luchar por el ascenso, aunque advierte de que no será sencillo. «Todos los partidos que nos quedan son difíciles. Ahora nos viene un derbi contra el Celta, después otro contra el Cortegada… No vamos a tener descanso ni una sola jornada», prevé. Y lo hace mostrando el máximo respeto a todos los equipos, sin mojarse respecto a cuáles ve como principales candidatos. «Rivales son todos, desde el primero hasta el último, porque la liga está muy apretada. Pero así es más bonito», afirma.

La última victoria, además, dejó otro premio a Carla Fernández, máxima recuperadora de la jornada con seis balones robados. Un aliciente más para la base verde, que de nuevo hace gala de su humildad. «Estoy muy contenta, porque lo que más me gusta es robar balones y, aunque empecé bastante mal la temporada, en estas dos últimas jornadas empecé a mejorar en defensa, que es donde suelo ser más regular y las cosas han salido mejor», explica. Y avanza un deseo de cara a lo que resta de competición, reflejando el ambiente de optimismo que reina ahora mismo en la plantilla del equipo pontevedrés. «En lo que queda de liga y en la fase de ascenso, porque estoy convencida de que vamos a ir a la fase, espero que se vean mis mejores partidos de la temporada», apunta.

 

Ilusión previa al derbi en Vigo

En pleno momento dulce, Carla ya pone sus ojos en el siguiente reto, un derbi contra el Celta que reconoce que «no es un partido más, porque es donde jugué hasta juvenil». No en vano, admite que, pese a llevar ya siete años en el Arxil, «siempre tengo nervios cuando juego contra el Celta porque soy de Vigo, sé que me va a venir a ver la familia y siempre es especial». Todo un clásico al que esta vez, atendiendo a la tabla, el Arxil llega como favorito

Fuente: LA VOZ DE GALICIA